Cómo hacer un bizcocho esponjoso de chocolate, presentación:

De todos los bizcochos que he hecho, este es el que me ha quedado más esponjoso y ligero… bueno, y el anterior a este, que me sirvió de experimento. A los niños les ha encantado, tanto este como el anterior. Si quieres saber cómo lo he conseguido, no dejes de leer, que te lo explico todo con detalle.

Si has visto otras recetas mías de bizcochos recordarás que siempre sugiero que durante la cocción, si se tuesta mucho por arriba sin estar hecho, se tape con papel de aluminio, para evitar que se queme. Para no hacer esto, en vez de poner el horno a 180ºC, que es lo habitual al hornear bizcochos, lo he puesto a 160ºC. Aunque el tiempo de horneado es mayor, no se tuesta por arriba y al hornearse lentamente, sube mucho mejor. Esto dependerá de cada horno. El mío es potente y por eso le he bajado la temperatura y el resultado ha sido satisfactorio. Si el tuyo no es potente, a lo mejor 160ºC es poco. En este caso puedes probar con 170ºC-175ºC.

Para ganar esponjosidad el truco es separar las yemas de las claras y montar estas últimas a punto de nieve.

Por último, para que nuestro bizcocho tenga ligereza, tenemos que hacer que en el momento de mezclar los ingredientes entre bastante aire en la masa. ¿Cómo se consigue? Batiendo bastante y si es con ayuda de unas varillas eléctricas o una amasadora mucho mejor que si lo hacemos manualmente. Espero que estos consejos te sirvan, te quede un bizcocho esponjoso estupendo y que me cuentes tu experiencia.

Te voy a dejar la receta de unos deliciosos pastelitos de almendras que gustan mucho y espero que a ti también te agraden.

La receta en vídeo:

 

Añadir a Favoritos